"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen Nro. 11 - Noviembre de 2008  

Diez tésis de interpretación de la realidad argentina

por Domingo Arcomano

 



1. La crisis estructural argentina es el resultado de una crisis de “ruptura incompleta” con el pasado de dominación (colonial primero, de guerra civil y “republicano”, después), de sobreimpresión determinante de lo viejo sobre lo nuevo (convulsión estable).


2. La persistencia del pasado en la lucha no definida entre “lo antiguo y lo moderno” – coexistencia de distintas temporalidades sociohistóricas, económicas y culturales- se manifiestan como equilibrio inestable, como “ricorsi” donde ninguno de los extremos logra absorber al otro, sino que lo subordina temporalmente (repetición, trágica).

3. La inexistencia de una “elite nacional” capaz de conducir el proceso, provoca estancamiento que, a su vez, genera el postulado de distintas formulaciones más o menos mesiánicas y a-históricas: en un país católico de racismo larvado coexisten formulaciones anglo-sajonas, indígenas y aun vetero-testamentarias, tamizadas en el formalismo democrático más o menos liberal (idealismo fabulador).

4. La ausencia de un proceso político dinamizador de la acción del pueblo, se materializa desde la política de partidos en la voluntad de supresión (física o virtual) del prójimo: Muerte por marginación o como pérdida de ciudadanía de los argentinos reales y la potenciación de “minorías” integradas por individuos desgajados de sus grupos originarios (ideología progresista).

5. La incapacidad de pensar la crisis como articulación de procesos, genera el “pensamiento de urgencia”, el decisionismo sin sustancia cuyas notas distintivas son rigidez dogmática en sus postulados (aspecto formal) y falta de plasticidad en su articulación con la realidad a transformar (aspecto “dialéctico”). (Pequeñas tiranías de cabotaje)

6. Se requiere una relectura del pasado rastreando los hechos que permitan establecer una secuencia-eje que supere las “líneas históricas” establecidas (Mayo/Caseros/Septiembre o San Martín/Rosas/Perón –los “terceros movimientos” o las “transversalidades” responden al primer módulo de lo “antiguo”), proyectando un programa más vasto de integración universalista. (Reformulación del revisionismo histórico argentino)

7. Se requiere definir, recrear conceptos: Nación, Patria, Pueblo, Estado, Representación y “Bueno nacional”. (Filosofía política nacional: el método argentino para resolver problemas argentinos)

8. El mundo debe pensarse como parte de lo que conceptuemos como Nación y no al revés; como pensamiento original cuya contrapartida es el “pensamiento de urgencia”. (Universalismo constructivo)

9. El pensamiento de la Nación (como pensamiento del mundo) debe efectuarse como comprensión profunda desde la acción política (defensa de la Ciudad y felicidad del pueblo) y no desde la trivialidad intelectual (lucubración inútil o decididamente colonial). (Cultura nacional)

10. La práctica nacional debe juzgarse en lo inmediato-mediato, a través del éxito estabilizado de la mejora de la vida nacional (meliorismo), sustitución de conducciones y recambio de valores administrados y el largo plazo debe medirse como definitiva remisión de lo viejo a ser uno de los soportes de lo nuevo histórico: político, económico y cultural. (Nacionalismo defensivo).

 

Notas:

(1) Las Tesis aquí presentadas, como tales todas sujetas a cuestionamiento y discusión, no son la presentación de un saber cierto y definitivo. El método ha sido inductivo a partir del saber y sentido histórico-político, y como tal determinado por una toma de posición práctica, alejada de la pretensión de una “filosofía de la historia”.

 

En este número:

Portada del Nro. 11
por  El Escarmiento
El pálido final
por Domingo Arcomano
Pegándole una Pigna a la historia (2da. parte)
por Alfredo Mason
La baraja de Obama
por Santiago Mallorca
Diez tesis de interpretación de la realidad argentina
por Domingo Arcomano
De la tragedia alemana a Darío Vittori
por Catalina Corripi
La letra con sangre entra
por Antonio F. Moragil
Alfred Dornheim, un "gringo" nacional
por  El Escarmiento
La literatura gauchesca argentina
por  El Escarmiento
Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar