"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen Nro. 11 - Noviembre de 2008  

Alfred Dornheim, un "gringo nacional"

 

Hace algún tiempo propusimos, sin desarrollarla, la categoría de “gringo nacional”(1), entendiendo categoría a su vez como una noción general que nos permitía identificar, abordar y entender un conjunto donde los caracteres de sus integrantes constituían algo más que un mero agrupamiento afín. El primer conjunto de científicos del tronco europeo inmigrantes al Plata, y que arraigaron definitivamente en el área (el “gringo nacional”), lo hicieron en el marco de la consolidación de la pseudo-república colonial, que arranca a partir de la batalla de Caseros. Este período que se extiende hasta la Argentina del “Centenario” estuvo marcado por un extraordinario proceso de investigación científica, de ocupación del territorio (pensemos que el último “malón”, en territorio del Chaco, se dio en el marco de la lera. Guerra Mundial) y de perfeccionamiento de los mecanismos de dominación externa que transformó la soberanía política y la independencia económica argentinas en una ficción literaria-constitucional, con sus conocidas consecuencias sociales.

Fueron necesarias dos grandes rupturas revolucionarias, en 1916 y en 1945 para intentar alterar esta ecuación dependiente. Y si bien la primera ruptura fue absorbida y profundizada por la segunda, esta resultó inconclusa. En este último marco se desarrolla otro grupo de “gringos nacionales”, igualmente adheridos como sus predecesores al programa estatal y produciendo, esta vez, obras científicas al servicio -en “línea”- con el interés nacional.

Su labor no podría haberse desarrollado sin el fuerte impulso del Estado y de las instituciones Universitarias y científicas. Un caso concreto es el de Alfred Dornheim (1909-1969), quien desarrolló lo esencial de su carrera científica y docente en nuestro país durante los gobiernos de Juan Domingo Perón (1946-1955). Dornheim, reconocido como un maestro por varias generaciones de investigadores, llegó a publicar más de cien obras en campos como la literatura, folklore, filología, historia literaria, lingüística, historia de la filosofia, estética así como traducciones de los clásicos del romanticismo alemán. Dirigió también publicaciones periódicas y ediciones especiales, todas en el ámbito de la Universidad Nacional de Cuyo, sabiamente dirigida por quien militó entre los hombres más dignos de la cultura nacional: Irineo Fernando Cruz (m. en 1954). En una de las mencionadas publicaciones especiales, aparece (en alemán) el trabajo de Dornheim “La literatura gauchesca argentina. Su historia e interpretación" (2)(3)

Hemos seleccionado para esta oportunidad la primera parte del trabajo y las páginas dedicadas a la interpretación de Carlos Astrada (en 1948), que militaba en esa época en el peronismo(4), por no haber sido mellada su vigencia temporal.

Para ver la selección publicada por El Escarmiento de “La literatura gauchesca argentina. Su historia e interpretación", haga click aquí

d. a.


Notas:

(1) Siempre pensamos que su existencia se debió, como la de los emigrantes más humildes, a la expulsión de mano de obra tras las sucesivas crisis del capitalismo europeo, incapaz de brindar un lugar en su estructura tanto a los trabajadores manuales como al sobrante universitario.

(2) El artículo es el contenido de conferencia dictada por el Prof Dr. A. Dornheim el día 24 de noviembre de 1952, en la Facultad de Filos ofla y Letras de la Universidad de Hamburgo y aparece publicado en "Homenaje a Fritz Krüger", Universidad Nacional de Cuyo, Facultad de Filosofla y Letras, Mendoza, Argentina, 1954, T I págs. 623-650.

(3)Publicamos aquí, por primera vez hasta donde sabemos, la traducción -que se debe a la Dra. Viviana Johanis- de un fragmento de ese trabajo. La traducción del artículo completo, aparecerá en los próximos números de EL ESCARMIENTO. En esta primera versión se han traducido directamente del alemán aquellos párrafos de Astrada que cita Dornheim.

(4) Astrada, con posterioridad y derrocado el gobierno constitucional, realizó una rápida regresión política para terminar alojado en un inocuo marxismo de cátedra.

 

En este número:

Portada del Nro. 11
por  El Escarmiento
El pálido final
por Domingo Arcomano
Pegándole una Pigna a la historia (2da. parte)
por Alfredo Mason
La baraja de Obama
por Santiago Mallorca
Diez tesis de interpretación de la realidad argentina
por Domingo Arcomano
De la tragedia alemana a Darío Vittori
por Catalina Corripi
La letra con sangre entra
por Antonio F. Moragil
Alfred Dornheim, un "gringo" nacional
por  El Escarmiento
La literatura gauchesca argentina
por  El Escarmiento
Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar