"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen 9 - Agosto de 2008  

El "pensamiento Petete"

por Domingo Arcomano

 

Perder sin saber ganar

En el incitante libro de Shimón Tzabar "COMO PERDER UNA GUERRA (Y POR QUÉ) - La estrategia para la derrota" (Ed. Siglo XXI, Madrid, 2005) se desgrana la conveniencia de "perder" en el drama social por excelencia, la guerra, con la posibilidad de extenderlo a otros sistemas de relaciones, a otros dramas menores, como el conflicto político. Por supuesto, sus afirmaciones son difíciles de asimilar, máxime cuando la megalomanía de la política es el filtro que destruye los datos atendibles de la realidad.

El Gobierno nacional interpretó una votación adversa el Senado de la Nación, primero como una "traición" de un compañero de ruta y luego como una derrota que había que ocultar. En la lógica pseudo-militar de su ideólogo mínimo (Néstor Kirchner) nada debía hacerse que se pareciera a una "rendición". Lo mejor era comportarse como si nada hubiera sucedido, y que los cambios y ajustes (aunque nada tuvieran que ver con las exigencias reales) parecieran un aspecto natural de un proceso sin altibajos. El cambio de collar al mismo perro.

 

El número, el numerario y el supernumerario

Y esto fue el cacareado "cambio" en el Gabinete: el libreto del "gatopardo" escrito por Jorge Corona. La guarangada no se podía tapar ni con maquillaje. No es el primer caso en que el llamado "poder" (hoy bastante deteriorado) pretende servirse de elementos previamente promocionados como "jóvenes brillantes" (pensemos en Menem, quien tenía una escuelita para estos muchachos). El País nunca conoció los números reales del ANSeS, ni la herencia que el Gobierno nacional (al que pertenecía Sergio Massa) le deja al pueblo en materia previsional y que hoy el mismo Gobierno no puede afrontar por falta de numerario. La tarea en Tigre del flamante Jefe de Gabinete no se caracterizó por ser "brillante", ni siquiera normal en el inicio de su gestión sobrevolada por el descalificado aparato justicialista de Tigre. La falta de gestión se cubrió con lo que resulta el sustituto conocido de la política: la compra de espacios publicitario para auto-promocionarse.

En definitiva: ¿Qué clase de maniobra es ésta? Se parece demasiado al "refreshing" de viejas frustradas: cambiamos dos ojeras por estiramiento de piel "juvenil". ¿La cabeza?. Bien, gracias, igual que antes.

Perón decía que el Gobierno debe hacer lo que el pueblo quiere, entendiendo "quiere" como lo que el pueblo necesita. De esto se trataba el cambio de lo esencial del Gabinete (para mejor, claro), que hubiera sido aceptado y apoyado por la población sin agravar la crisis política existente. El pueblo sabe que el actual diseño ministerial es dañino. El empeño presidencial en mantenerlo se manifiesta como un empecinamiento en el daño y en una creciente restricción de su base de legitimidad. El "mundo paralelo K" sigue funcionando. Y el rol del Jefe de Gabinete será el de un supernumerario, el de un agente fuera de la nómina del poder real.

En la primera aparición pública en funciones, Massa se sienta con De Vido (un claro mensaje político a la sociedad) ratificando el envío del proyecto de Ley de "nacionalización" de Aerolíneas (con cuarenta aviones menos), deudas millonarias en dólares y pérdidas de rutas comerciales; en lugar de pedir su quiebra con continuidad en la prestación de servicios. Si la privatización fue un fraude, su reestatización en estos términos decuplica el mismo, y su intencionalidad es francamente delictiva, tal como lo señaló un antiguo "colaboracionista" del mundo paralelo K: Cirielli, Secretario General del APTA (técnicos aeronáuticos). Cirielli como el candidato de Córdoba, Juez, paso a la oposición después que fue negado varias veces como Jesús: antes de que cante un gallo. En esta línea interpretativa la quiebra de Aerolíneas demostraría el grave perjuicio al patrimonio de la Nación consentido por los funcionarios K, respecto de las cuales debe investigarse su grado de participación y asociación, y si esta es ilícita.

 

El tero-progresismo

En el número anterior mencionamos el tero-progresismo con referencia claro, al avechucho criollo ("Vanellus chilensis"), y caracterizado por las "agachadas" tanto si camina como cuando está quieto, gritón y engañador en situaciones de peligro: podría perfectamente ser el emblema de este Gobierno, tal como la mosca era el pájaro nacional de "Costapobre" comarca regenteada por Alberto Olmedo.

El TERO-PROGRESISMO es una actitud que desplazada del ámbito natural al social encarna la inmoralidad hipócrita y vergonzante, la que no se anima al desparpajo. En un punto reviste carácter constitutivo, ontológico, de la persona, y deviene así rasgo antropológico negativo. En los gritos del TERO-PROGRESISMO el hambre real se transforma en "lucha por la seguridad alimentaria" (virtual, claro) la inseguridad ciudadana, es reemplazada por la fraseología sobre la "exclusión social de la que es víctima quien se hace delincuente" -letra de la payada de organismos criminales como el INADI, que esterilizan fondos públicos en forma de remuneración a grupos de inútiles-; la adicciones a la droga se transforman en la necesidad de despenalizar su consumo (favoreciendo su venta): si no pudieron frenar el consumo ¿cómo van a frenar la venta?; el drama de la homosexualidad es presentado simpáticamente como "libre elección" (¿con qué fundamento?) habilitándose al efecto "zonas rojas" para que los homosexuales se decidan a ser travestis y prostituirse; la falta de educación y la delincuencia en los establecimientos es reemplazada por mecanismos de "autocomposición" entre alumnos, maestros y padres (¿!) con la renuncia expresa del Estado a educar, no obstante cobrar impuestos con ese fin; la salud (su falta) se oculta como mugre bajo la alfombra, mientras los argentinos son utilizados como conejillos de indias de los laboratorios extranjeros, y dentro de poco tendrán que recurrir a la herboristería (algún antropólogo idiota, "pachamamista", será el que redacte el libreto).Y así.

La enumeración es agobiante. Porque el progresismo, que en Europa es hijo de la traición (los socialdemócratas renunciantes a las tácticas leninistas) aquí es hijo de la reacción: la pequeña burguesía gorila y con "buenos sentimientos" que se siente intelectualmente superior y más cómoda deambulando por el delito (forma berreta del capitalismo berreta), que por la Justicia Social. Grito del tero, que ya no el huevo.

 

El "pensamiento Petete"

Como algunos veteranos recordarán, "Petete" fue una de las tantas creaciones del español Manuel García Ferré. "Petete" es un pingüinito criollo, con gorrito y chupete, capaz de jugarle mano a mano al Topo Gigio y Winnie the Pooh en la captura de las mentes infantiles. A "Petete" se le atribuyó un libro gordo, enciclopedia del saber obvio para ilustración de la infancia, que al parecer resultó útil para ese estadio de desarrollo.

Pero "Petete", autor ficcional del Libro Gordo, en realidad es el héroe cultural, el padre y socio fundador de la intelectualidad "kirchnerista". Estos huerfanitos encontraron en el "pensamiento petete" la vía rápida para integrarse a la "gran construcción de teoría", como la del "pensamiento Gonzalo" (del "indígena", Abimael Guzmán) y el "pensamiento Alicia" (del "blanco", José Luis Rodríguez Zapatero). Dicho de otra forma, alcanzaron la universalidad concreta y la totalización desde la particularidad solipsista y la nada. Por supuesto que todo pensamiento (sea o no progresista) tiene que ser "dialéctico", es decir tiene que "moverse" y el movimiento es ya contradicción como decían los clásicos. Como el "pensamiento petete" es un pensamiento clásico (en algún sentido) ha comenzado por segregar sus contradicciones en la Argentina, en forma de polémica interna; creyendo que ella es importante, cuando en realidad a la Familia K -principal beneficiaria y partícipe del "pensamiento petete"- lo único que le interesa es la firma de esta "intelligentzia" en una solicitada de apoyo. He aquí un rasgo del soporte humano del "pensamiento petete": su estupidez. Otros rasgos, un poco más abstractos se nos antoja que son:

* La mentalidad periodística, apta para hablar de todos los temas con una profundidad rayana en lo tangencial;
* La unión de conceptos prestados o fragmentos de "teorías" ajenas ensartadas en un piolín chorizero, para explicar problemas inexistentes o irrelevantes;
* La falsa explicación de sus "versos", oscureciendo lo que ya de por sí presentan como oscuro;
* La voluntad enciclopédica materializada en el "recorte y pegue" y en el "cartonerismo" (juntamos, atamos, mojamos con agua y vendemos);
* El normalismo docente: recordemos que el pingüino Petete se despedía con la siguiente cantinela: "El libro gordo te enseña, el libro gordo entretiene, y yo te digo contento, hasta la clase que viene";
* Tufo psicoanalítico, heredero de los 60 y 70, capaz de analizar (e interpretar) un pendorcho o una crapodina;

Un ejemplo material (por la negativa) del "pensamiento petete" resulta de comparar la lucha con los pobres de Eva Perón -quien murió en cumplimiento del deber autoimpuesto- a la irreal "opcion por los pobres" de Cristina Kirchner, regada con lágrimas frente a los pañuelos blancos y la farsa de la FAO (Organismo inútil, si los hay). Otro: la distancia entre periodistas como José Luis Torres, John William Cooke o los hermanos Jacovella y los periodistas asistentes al nuevo turismo virtual, inaugurado por la Presidencia: el arte de no decir nada en "una conferencia de prensa".

 

En este número:

Portada del Nro. 9
por  El Escarmiento
El "pensamiento Petete"
por Domingo Arcomano
Una sociedad devenida asesina
por Abel Posadas
El mal que aqueja a la Nación es la extensión... de las nuevas zonceras progresistas
por Diego Gutiérrez Walker
Hasta los Griegos están en contra
por Verónica Bermúdez Reinhardt
El juicio del mono (apuntes sobre el fundamentalismo religioso norteamericano)
por José Luis Muñoz Azpiri (h)
Una reflexión a propósito de una matanza
por Román Correa
Pintura argentina, pintura para los argentinos y pintura peronista
por Catalina Corripi
Los dioses ajenos
por Abel Posadas
Ernesto Sábato
por Domingo Arcomano
Relato del escritor Ernesto Sábato enviado a los diarios sobre su retiro de Mundo Argentino
por  El Escarmiento
Carta Abierta de Ernesto Sábato al Presidente de la República, Pedro Eugenio Aramburu
por  El Escarmiento
Contratapa
por  El Escarmiento
Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar