"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen 7 - Junio de 2008  

El Coronel Gentiluomo, luchador incansable, esposo y padre ejemplar, estudioso permanente, escritor serio y profundo, militar pundonoroso, fue también artista sensible, y el numen lo acariciaba con generosidad. Como broche de oro de esta reseña biográfica, va esta composición que fecha el 8 de mayo de 1957:


No es la prisión la que mis nervios quiebra
en el paso infinito de las horas;
ni es la soledad la que me aterra
con su perenne martillar de ola.

No me espanta el idioma de las rejas
en su rudo monólogo de espectro;
ni me apena la luz de alguna estrella
que en la noche se filtra hasta mi lecho.

Tampoco me conmueve en mi firmeza
la amarga desazón de esperar siempre;
es otra causa lo que mi pecho estalla
en angustioso pregonar de muerte.

Lo que rompe mi tensión a golpes,
lo que crispa mi sangre y mis entrañas,
es la impotencia de llevar mi aporte
a la lucha por ellos empeñada.

Por ellos, por mis hermanos de la plebe,
de la chusma bendita de Almafuerte,
que, oprimida en mil garras, se estremece
ansiosa de cambiar su aciaga suerte.

Lo que tiembla en mi celda, acorralado,
es el coraje que reclama a gritos
la justicia que todo ser humano
debe poder hallar en su destino.

Lo que me ciega de furor y llanto
es tener que silenciar el trueno
que en un grito de pasión brotado
atomice a los tiranos en su sueño.

La cárcel no acobarda al hombre puro;
es la energía la que mata a ratos,
como limita la expansión del pulso
el torniquete que presiona el brazo.

La soledad no amilana al hombre fuerte,
sino por la ausencia de enemigos,
ni puebla de ansiedad la mente
como no sea por falta de objetivos.

No es la cárcel lo que mis nervios quiebra
en el paso infinito de las horas.
Lo que mata sin piedad mi vida
es esta estéril fuerza arrolladora.

Cnel. Federico A. Gentiluomo

[Coronel Federico Gentiluomo] a Contratapa

 

En este número:

Portada del Nro. 7
por  El Escarmiento
La renovación del gabinete y alrededores se impone como principio de solución
por Domingo Arcomano
Argentina, al este de Java
por Santiago Mallorca
Keynes
por  El Escarmiento
Mirtha Legrand ya no vende fantasías
por Abel Posadas
Un teatro argentino para la nueva argentina
por  El Escarmiento
"El debate Zaffaroni-Pitrola - La criminalización de la protesta social"
por Domingo Arcomano
Coronel Federico A. Gentiluomo
por Domingo Arcomano
Reseña biográfica del Coronel Federico A, Gentiluomo
por Estela Alicia Gentiluomo de Lagier
Coronel Federico A. Gentiluomo
por  El Escarmiento
Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar