"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año II, Volumen 6 - Mayo de 2008  
EL LUMPENAJE MEDIÁTICO Y LA LEY 22.285
por Abel Posadas

¿Habrá una nueva ley que reemplace a la 22.285, emanada de la última dictadura? En el caso de que se promulgue, ¿será discutida por los burócratas gubernamentales y los dueños nacionales e internacionales de los multimedios? ¿Seguirán extendiéndose las licencias por siglo y medio a los que favorecen al gobierno de turno o a los que resultan inofensivos? Hay una serie de interrogantes que, en este caso, carecen de una respuesta concreta.

Una posición ingenua pretende que desde los foros universitarios hasta las ONG, sin olvidarnos de quienes regentean los Observatorios de Medios y hasta el INCAA tengan voz y voto en la promulgación de esa –por ahora eventual- nueva ley. Los Observatorios de Medios funcionan en diversos países europeos y lo hacen con una cierta eficacia. Lo que ocurre en los países subdesarrollados no es, precisamente, lo deseable. La existencia de estos entes ofrece estadísticas y datos de diverso calibre que se cajonean en el Congreso.

Los que tienen en sus manos el espectro audiovisual de Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina y hasta Uruguay reaccionan con violencia cuando en Venezuela se pretende alguna modificación. Se habla de libertad de prensa, cuando en realidad esta es un fantasma hasta el momento no corporizado en el subdesarrollo, ni en Estados Unidos, por otra parte, ya que estamos en esto. Olvidándonos de la ingenuidad, habría que pensar en qué se han convertido los canales de TV, la mayoría de las emisoras de radio en AM y FM, como así también los politicólogos y charlatanes varios que firman sus artículos en la prensa escrita, cada vez menos leída.

Cuando el marco político no ofrece seguridad alguna al ciudadano, entonces este recurre a los medios y cae en una trampa de la que es difícil zafarse. Aparecen así como quienes rescatan del naufragio. Hablemos de Argentina: si los ciudadanos toleran al grupo Hadad, lo escuchan y lo ven con gusto, si son capaces de digerir a POL-KA PRODUCCIONES, si creen o simpatizan con las grandes bocas de las emisoras de AM y FM, ¿a qué se debe? Es sencillo: queremos ser des-informados, nos importa la des-educación, la aculturación es de buen gusto. La basura descarnada del amplio espectro que va desde Ámbito Financiero o el Buenos Aires Herald, pasando por Clarín y todos y cada uno de los diarios de Buenos Aires es consumida sólo por aquellos que pueden comprarlos. Las ediciones dominicales, los suplementos para débiles mentales, todo lo que, en fin, se copia y se recicla de internet no logran hacernos olvidar que las fuentes de ingreso provienen de dos áreas: el deporte, con predominio del fútbol, y los excrementos de televisión. .

Lo que se ha hecho hasta ahora son más de 200 enmiendas a la vieja ley de la dictadura y más de 70 proyectos están escondidos en algún lugar del Congreso. Un conflicto tan grave como el de los sojeros ha decidido al gobierno a revisar la radiodifusión y la prensa escrita en el país. Dentro del sistema en que vivimos, el neoliberalismo, ¿las autoridades gubernamentales aguardaban que los medios favorezcan cualquier medida que perjudique al campo? Los charlatanes que alimentan a la opinión pública han sido bastante claros al respecto: no se puede ir contra los, así considerados, señores.

Para que quienes gobiernan posean una dosis de credibilidad debieran haber sido un poco más claros con respecto a la inflación, por ejemplo. Pongamos un ejemplo grosero: cada emisora de radio tiene ahora su pronosticador de turno, de modo que ha desaparecido el Servicio Meteorológico Nacional. Del mismo modo, cada sector esgrime sus cifras con respecto a desnutrición, pobreza, deserción escolar, escasez de viviendas debido a onerosos alquileres, precios varios.

Hete aquí que se anuncia un tren bala cuando los que van a Misiones o Bahía Blanca, los suburbanos que se llegan hasta La Plata, los que se dirigen hacia la zona oeste del Gran Buenos Aires, no funcionan. No nos parece que esto les preocupe demasiado a los medios ni al gobierno. Si es un delirio o no corre por cuenta de cada ciudadano. Pero cuando se trata del campo… entonces, ah no. Eso no se toca.

 

DESINFORMA TELAM –y cables de AP, ANSA, REUTER y AFP--.

En los tiempos de la tortuga Illia la agencia estatal se encargaba de borrar ceros cuando se trataba de manifestaciones en su contra. El tiempo no ha pasado. Para Radio Nacional, el hijo de Carlos Saúl Ménem no había muerto en aquel accidente, aún cuando la noticia estaba ya confirmada por los testigos pertinentes. Sin embargo, TELAM no la había incorporado a la grilla. Ahora, el problema del índice de inflación que ofrece esa agencia pertenece al INDEC, de modo que hay motivos para no creerle.

A su vez, las agencias noticiosas extranjeras tiene siempre un hombre clave, que es el encargado de ejercer la verdadera función de estos pulpos: el espionaje sobre el país y sobre el área, teniendo en cuenta las muy cuidadas inversiones extranjeras. Si esas agencias cobran entre tres y cuatro mil pesos por el servicio a una emisora de radio o de TV, ahora, debido al servicio de internet, casi todas ellas pierden dinero. Es sencillo: la cartera de clientes de ha restringido al máximo. ¿Por qué siguen funcionando, entonces? Porque su tarea específica, la de la información lisa y llana, es irrelevante. Tienen otros objetivos: los italianos, ingleses, americanos, españoles que favorecieron gracias a sus oficios el golpe de Estado de 1976, marcharon luego con las Madres de Plaza de Mayo. .

Es curioso que las diversas leyes de radiodifusión no hayan tenido en cuenta el poder de estas agencias, aliadas a socios internacionales –el caso de ANSA, la FIAT y el Vaticano es ya vox populi o debería serlo. También el hecho de que no representan más a un país sino a un conglomerado de capitales-. Quienes trabajan en esas agencias no trasmiten noticias locales delicadas, a no ser que vengan desde TELAM, para la cual siempre hay un canal abierto.

Hoy día se escamotea, selecciona, omite todo aquello que no conviene a los intereses de los capitales a los que pertenece una emisora de radio, un diario o un canal de TV de acuerdo con el Jefe del Servicio Informativo, siempre a las órdenes. Curiosamente, la mayoría de estos Jefes vienen trabajando en los medios desde hace años y están ya habituados a los golpes de timón que significa el pase de una multinacional a otra.

 

UD. DEBIERA PRESTARLE ATENCIÓN A LOS MEDIOS

Tal la recomendación de un charlatán realizada a un Ministro del gabinete del gobierno actual. ¿Y qué es prestarle atención a los medios? Sencillamente, no contradecirlos en lo más mínimo, so pena de caer bajo sospecha de antidemocrático. Convengamos en que no tenemos gobernantes muy inteligentes, ni hábiles, ni astutos -nos conformaríamos con los dos últimos ingredientes-.Por lo tanto, debieran saber que en un sistema democrático se puede poner en duda el sistema planetario, pero nunca, ah, nunca, lo que dicen los medios. Cualquiera que dude de ellos es, por lo menos, fascista o, si el medio ya lo es, setentista -el comunismo y el trotskysmo han desaparecido de las órbitas peligrosas, si es que alguna vez las habitaron-.

La pregunta que cabe hacer aquí es fundamental: en nuestro país ¿la gente cree lo que dicen los medios? No vamos a decir nada nuevo si afirmamos lo siguiente: nos identificamos con el charlatán que, a través de una emisora de radio, de TV o de un diario piensa o finge pensar como nosotros. Naturalmente, en la época de la dictadura recordamos aquel famoso titular de La Prensa: Celebróse en todo el país el día de la madre. Es decir, estamos hablando de los esbirros que gozan de un espacio en una etapa en apariencia democrática. Y decimos en apariencia porque, supuestamente, debiéramos tener algún derecho que fuera un poco más allá del plato de fideos ganado con el sueldo mínimo.

Ud. debiera prestarle atención a los medios, lanzado a manera de reprimenda, implica que los mismos legislan, cubren las falencias de las esferas que existen en los tres poderes de los cuales somos víctimas. Por esta razón, los medios construyen una alternativa política: un señor a quien le asesinan el hijo se convierte en candidato político desechado en cuanto fracasa y no vende, no sirve a los intereses de quienes son o se creen los dueños de la opinión pública.

 

YO OBSERVO, TÚ ME PAGAS, YO SIGO OBSERVANDO

En www.veeduría.org.pe/artículos/rey.htm el señor Germán Rey cree que los observatorios de medios apuestan “a una observación pluralista que debata los temas que le interesen a la sociedad, que convoquen diferentes matices de interpretación, que “hagan escuchar lo que la gente le quiere decir al poder””. En Argentina ¿quiénes integrarían los observatorios de medios? Profesionales de la información y la comunicación –los charlatanes habituales-, gestores culturales -¿qué es esto?-, sociólogos –grandes contribuyentes al desarrollo de la ciencia en el país-, y personalidades representativas -¿quién otorga la patente de representativo?- .

Los observatorios no se limitarían a la estadística, sino que representarían a los diversos sectores de la sociedad. El objetivo sería cierto control político que implicaría participación social. En los pulpos multimediáticos esta sola idea ha provocado una reacción fuertemente asociada con la histeria. Calmados los ánimos, han comprendido que en la sociedad argentina está todo a la venta y que también puede comprarse a quienes integren los entes mencionados. Luego, volverán a las inofensivas estadísticas recibiendo dos sueldos: el del gobierno y el de las multinacionales.

Pruebas al canto: ya hay varios especimenes de esta clase en Argentina. Se pueden visitar en www.buenosaires.gov.ar/observatorio, www.cultura.gov.ar/sinca y otros. Hasta el momento no hemos notado que se haya producido ninguna revolución en los medios. Por el contrario: las destacadas personalidades que los integran son buitres que se han alimentado de sucesivos y contrapuestos gobiernos. ¿Qué control pueden tener estos inofensivos agujeros negros sobre los poderosos anunciantes, los que dirimen qué noticia corre y cuál no de acuerdo con los intereses que privilegien? En América Latina, la Agencia de Noticias dos Dereitos da Infancia –ANDI/Brasil– no logra impedir que los cadáveres de criaturas asesinadas a balazos aparezcan de vez en cuando por las veredas de San Pablo.

No dudamos de una cierta aunque no exuberante eficacia de estos organismos en algunos países europeos. En Argentina y América Latina terminan encarnando nuevos entes burocráticos integrados por completo al sistema y navegando a dos aguas: servirán al gobierno de turno y, al propio tiempo, se encargarán de que todo siga como hasta ahora. Al fin y al cabo, por más que se finjan otras intenciones, ni al gobierno, ni a los medios ni a los observatorios les importa el ciudadano común, el del plato de fideos y los ochocientos pesos. Sencillamente se contribuye a que cada día olvide un poco más su calidad de ser pensante. Negociemos, parecen decirnos. Nos conviene. Para creer en esto habría que construir primero un sistema verdaderamente democrático, algo utópico todavía en Argentina país y en América Latina en su conjunto. Podríamos llevar un banquito a la plaza más cercana, tal como en Hyde Park, y lanzarnos a perorar sobre lo que nos viniera en gana. Recordemos: Marx y Freud murieron en Londres.

 
 
En este número:

Portada del Nro. 6
por  El Escarmiento
Balance de un lustro
por Domingo Arcomano
Quema de pastizales y cortina de humo
por Claudio Bertonatti
El flagelo de las retenciones
por Mariano Gonzáles Delparral
Cómo llenar el plato o La fuga 1 y 2
por Abel Posadas
El lumpenaje mediático y la Ley 22.285
por Abel Posadas
Comentarios
por Eduardo Romano
Por otro Cátulo peronista
por Domingo Arcomano
Por otro Cátulo peronista...
por  El Escarmiento
Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar