"Y aquellos que pervirtieron la voluntad del pueblo fueron puestos de rodillas, maniatados y sometidos por la fuerza..."

Codex Supliccium, III-24
 
 

Editor:
Domingo Arcomano 


Secciones

[Portada]
[Editorial]
[Política]
[Economía]
[Internacional]
[Cultura]
[Medios]
[Recepción]
[Entrevistas]
[Memoriables]
[Contratapa]
Anteriores

N°1 - Jul/04
N°2 - Ago/04
N°3 - Set/04
N°4/5 - Nov/04
N°6 - May/08
N°7 - Jun/08
N°8 - Jul/08
N°9 - Ago/08
N°10 - Set-Oct/08
N°11 - Nov/08
N°12 - Dic-Ene/09
N°13 - Jun/09
N°14 - Dic/09
N°15 - Mar/10
N°16 - Dic/10
N°17 - Jul/11
N°18 - Ene-Mar/12
N°19 - Junio/12
N°20 - Oct/13
Descargar Números Impresos
Newsletter
Agregar en Google
Agregar a Mi Yahoo!
Agregar a Mi MSN
Año I, Volumen 3 - Setiembre de 2004  
LA SUPERVIVENCIA DE LA EPICA DEL TRABAJO
por Ricardo Alonso

"De casa al trabajo y del trabajo a casa", una expresión que sugiere no detenerse en distracciones inoportunas, o mejor aún, no perder el tiempo en el viaje de ida y retorno de la actividad cotidiana. Un consejo que se remonta a épocas de fábricas y talleres con persianas levantadas, campos trabajados a pulmón, oficinas y comercios abiertos, hombres y mujeres convencidos de ser protagonistas de un sistema productivo en plena actividad.

Es cierto que la frase mereció la crítica de cierto intelectualismo político por su presunto aspecto "desmovilizador". ¿Por qué del trabajo a casa? ¿Por qué no del trabajo al sindicato o a la asamblea de base? Sin embargo, la observación desconocía el costado mas humano y concreto de la oración: aquel que recomendaba volver al encuentro de los suyos, la familia, con el sentimiento del deber cumplido.

En los momentos de vigencia de los grandes proyectos colectivos, el trabajador, como sujeto individual, incorporado a esa entidad mayor denominada "proletario" o "masas obreras" que constituiría el motor universal del cambio frente al capitalismo.

Empero, el último cuarto de siglo se encargó de anunciarnos el declive pronunciado de las grandes ideas universales y, como concluye Francois Furet en Le passé d´une illusion, regresar al hombre al interior de la antinomia fundamental de la democracia burguesa, redescubriendo, como si fuera ayer, los términos complementarios y contradictorios de la educación liberal, los derechos del hombre y el mercado.

Ello podría presagiar un nuevo reconocimiento de la categoría de trabajador. Sin embargo, la misma se subsumió, globalización mediante, en la de "usuarios" y "consumidores" más económicas y viables al postcapitalismo ¿Y el trabajo? Bueno, ahí apareció Jeremy Rifkin hablándonos de su extinción en el concepto tradicional, aunque se cuidó de preservar a todo un sector (los servicios sociales) como alternativa destinada a morigerar el impacto negativo de tal "descubrimiento".

Claro que, en una Argentina de 15% de desocupación formal y más de un 20% de desocupación real (disimulada con los planes sociales), no parece muy acertado convencer y convencerse del "fin del trabajo"
El desocupado sigue añorando su pertenencia a la categoría de "trabajador" con todo el entorno ritual que ello implica: los preparativos previos, la despedida de la familia al hombre y/o mujer que todos los días se dirige a su trabajo y la bienvenida a su regreso.

Es que, además del componente económico (esencial por cierto), el trabajo confiere al grupo humano un escenario de utilidad, de trascendencia próxima, una especie de epopeya singular que otorga confianza en el destino propio, diferente a la seguridad especulativa buscada por el pequeño burgués.

Como afirma Jünger en Der Arbeiter, los trabajadores son de un mundo más rico, más profundo, más fructífero, al tener relación con los poderes elementales, lo que les permite ejercer una determinación sin ambigüedades en todos los ámbitos de la vida.

Para aventar estos riesgos, en los ochenta, nuestro politólogo contemporáneo, Carlos "Chacho" Alvarez, sacó provecho de la expresión "cultura del trabajo", como una versión mas edulcorada que gustaba al progresismo de Barrio Norte, ya que limitaba el asunto a un tipo de costumbre, un mero modo de vida, mucho más efectivo más inofensivo y fácil de digerir "socialmente".

Pero la epopeya del trabajo supone algo más. Un hacer ordinario con mucho de heroico que incide y transforma la realidad a partir de la tarea encomendada. Una obra de mutación permanente que resulta a la vez una empresa familiar y de conjunto.

Esta épica del trabajo subsiste aún hoy. Se encuentra presente en los empleados y en muchos de aquellos que, sin serlo, no toleran el mantenimiento del subsidio como forma de vida, se ubica en las esposas de los piqueteros que desean ver marchar a sus hombres a una ocupación digna o en los familiares de la piquetera víctima de un botellazo en el centro porteño, que le reclamaron a ésta una actividad mejor (y quizás más segura) que la profesión de ambular sin rumbo, para fruto de unos pocos "vivos".

En este sentido, hasta el dicho "de casa al trabajo y del trabajo a casa" se está convirtiendo en algo revolucionario, en función de los elementos que contiene.

¿Será por eso que a lo largo de los años se ha perfeccionado el actual sistema de fomento y gestión de la desocupación masiva? ¿No será que se trata de evitar que existan más trabajadores, libres para pensar y organizarse por sí mismos?

Propietario: "El Escarmiento S. R. L."
Director: Domingo Arcomano
Jefe de Redacción: José Luis Muñoz Azpiri (h)


Todos los derechos reservados ® El Escarmiento SRL
  elescarmiento@elescarmiento.com.ar